Cómo saber mi ip pública

Antes de hablar sobre cómo saber mi ip pública, tenemos que dejar bien claro lo que es este concepto. Más que nada porque todavía a día de hoy, en internet, y a pesar de que son muchas las personas las que aseguran tener unos amplios conocimientos de informática, no son tantas las que saben qué representa este concepto.

Pues bien, hay que decir que por ip pública, en esencia, y para resumirlo de un modo eminentemente práctico, entendemos aquella dirección ip que pueden ver otras personas cuando jugamos a un juego online, cuando descargamos un contenido de internet o cuando accedemos a cualquier página. De hecho, precisamente por su denominación como pública, es accesible por el resto de usuarios.

Cómo saber mi ip pública paso a paso

Sin embargo, una vez que ya conocemos el concepto, ha llegado el momento de tener claro cómo saber mi ip pública. Y para ello, vamos a describir todos los pasos que hay que dar para tener acceso a esta información de una manera sencilla y de modo que no nos suponga ninguna dificultad independientemente de nuestro nivel de conocimientos.

  • En primer lugar, y desde cualquier motor de búsqueda, tecleamos “vermiip”. Una búsqueda que nos llevará a todos y cada uno de los portales web que nos van a permitir comprobar cuál es nuestra dirección ip.
  • Seguramente, a partir de la búsqueda que acabamos de realizar, nos aparecerán algunas plataformas como vermiip.es o vermiip.com, las cuales, son realmente fiables a la hora de conocer la dirección que estamos utilizando en estos instantes.
  • Cómo saber mi ip pública

  • No obstante, la plataforma que debemos seleccionar es aquella que aparezca en primer lugar ya que es, por norma general, aquella que más usuarios utilizan por lo que, en consecuencia, será la que más fiabilidad nos proporcione a la hora de conocer este dato.
  • Por último, solo tendremos que acceder al portal web en cuestión y, nada más acceder al mismo, veremos sobreimpresionado en nuestra pantalla nuestra ip pública.

Un proceso que se antoja sencillo en extremo pero que todavía puede plantear muchas dudas a aquellas personas que no conocen la diferencia entre la ip pública y la privada.

Diferencia entre la ip pública y privada

El concepto de ip pública ya ha quedado bastante claro al inicio de este artículo por lo que vamos a ver qué es la ip privada y, en consecuencia, cuáles son las principales deferencias con la que acabamos de obtener.

En primer momento tenemos que decir que esta dirección no es en absoluto visible para terceras personas, al menos de una manera tan sencilla e intuitiva como la que acabamos de ver hace tan solo unos instantes. De hecho, se considera privada precisamente porque no es, o al menos no debería serlo, de dominio público.

Así las cosas, la ip privada es aquella dirección que identifica nuestro equipo y nuestro router de manera inequívoca o, lo que es lo mismo, de manera que no se pueda confundir con otros equipos ni con otros routers.

Tras esta explicación, y tras poner sobre la mesa las diferencias entre la ip privada y la ip pública, hay que decir que tanto una como la otra, y a la vista está, tienen niveles de encriptación totalmente diferentes. Esto es así por el hecho de que nuestra navegación por la red no es para nada anónima, es decir, estamos identificados por una ip pública que permite saber determinada información sobre nosotros. Mientras, y en base a diferentes leyes de protección de la privacidad, la privada no puede ser conocida a no ser que las autoridades lo requieran por algún motivo.

Pero, ¿existen excepciones?

Cómo saber mi ip pública

Por supuesto que sí. De hecho, nuestra ip pública se puede enmascarar a través de complejos procesos que determinadas personas conocen. De hecho, a día de hoy existen navegadores que proporcionan un cierto nivel de anonimato si bien es cierto que al mismo tiempo existen maneras de dejarlo sin validez.

Son los navegadores que se utilizan para acceder a lo que se conoce como la deep web. Sitios y plataformas que hay en internet en las que se accede a contenidos y a determinados servicios que, o bien no están regulados por la ley, o se aprovechan de determinadas lagunas de la misma para actuar casi al margen de la misma.

Sea como fuere, lo cierto es que cada día que pasa en la red de redes, si bien es cierto que nuestro anonimato debería estar garantizado, no es menos cierto que bajo determinadas circunstancias se pueden hacer con las dos direcciones que hemos tratado hoy aquí. Algo que, seguramente con el paso de los años, sea mucho más frecuente de lo que es ahora y con lo que tendremos que lidiar si no queremos perder, de un modo u otro, gran parte de los derechos y privilegios que tenemos en internet.


Como complemento os dejo un video con información sobre cómo saber mi ip pública

¿Cual es tu opinión?

(no mostraremos tu dirección de correo electrónico)

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Tu Web (requerido)

Mensaje

Acepto la política de privacidad


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.